ESI Funds and Roma policies

 

N

Los Reglamentos para el periodo de programación 2014-2020 de los Fondos EIE Han abierto un gran número de posibilidades para la promoción de la inclusión social y la no discriminación de la población gitana en toda la Unión Europea

 

Elementos tales como la prioridad de inversión específica del Fondo Social Europeo «la integración socioeconómica de comunidades marginadas tales como la de la población romaní» (9.2.), las condiciones ex ante (por ejemplo la existencia de un marco estratégico nacional de inclusión de los gitanos) y los vínculos reforzados con las prioridades políticas identificadas en las recomendaciones específicas por país constituyen nuevos instrumentos que, si se usan de la forma adecuada, podrían contribuir a que se logre un progreso substancial en el uso de los Fondos EIE para la inclusión de la población gitana.

Contexto Europeo

En 2011, la Comisión Europea publicó una Comunicación sobre el Marco de la Unión Europea (UE) para las Estrategias Nacionales de Inclusión de la Población Gitana hasta 2020″ con el objetivo de mejorar la situación de las personas gitanas. El Marco establecía objetivos de inclusión en cuatro áreas clave (educación, empleo, salud y vivienda) y apelaba a los Estados Miembros a adoptar estrategias nacionales de inclusión de la población gitana (NRIS) para el período 2012-2020 y a utilizar un enfoque selectivo, establecer objetivos realizables a nivel nacional, asignar fondos suficientes, incluir métodos de control sólidos y mecanismos de revisión o consultar a la sociedad civil gitana.

La adopción de este Marco de política reveló un nivel compromiso político sin precedentes de la UE con un enfoque integral para la inclusión de los gitanos.

El Marco de la UE identifica los Fondos EIE como instrumentos financieros clave para atender las necesidades de la población gitana e invita a los Estados Miembro a modificar sus Programas Operativos cofinanciados por Fondos EIE y alinearlos con sus Estrategias Nacionales de Inclusión de la población Gitana (NRIS).

Esto supuso una oportunidad excepcional para alinear los instrumentos financieros de la UE y las estrategias nacionales y para incrementar la coordinación entre los organismos encargados de las políticas sobre población gitana (Puntos Nacionales de Contacto sobre Gitanos) y de los recursos financieros de la UE (Autoridades de Gestión de Fondos EIE). Iniciativas como la red EURoma han contribuido en gran medida a la creación de un vínculo entre estos dos tipos organismos involucrados y la alineación entre los recursos políticos y financieros.

Si bien se han logrado avances en algunas áreas, los informes anuales de implementación presentados por la Comisión Europea ponen de evidencia que aún hay margen de mejora en la forma en que este marco político podría aprovecharse al máximo para tener un impacto tangible en la vida de las personas gitanas que viven en Europa y reducir la brecha entre ésta y la población mayoritaria.

La información que se presenta en ésta página se basa en los datos obtenidos de 14 países de la UE que participan en la Red EURoma (Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, República Checa, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, España y Suecia)

Los Reglamentos de los Fondos EIE para el periodo de programación 2014-2020

Los Reglamentos para el periodo de programación 2014-2020 de los Fondos EIE representan un avance considerable con respecto al periodo de programación anterior y han abierto un amplio abanico de posibilidades para la promoción de la inclusión social y la no discriminación de la población gitana en toda la Unión Europea.

Uno de los principales avances, es el establecimiento de la prioridad de inversión específica del Fondo Social Europeo (PI 9.2.), «la integración socioeconómica de comunidades marginadas tales como la de la población romaní» bajo el Objetivo Temático (OT) 9 “(Promover la inclusión social, luchar contra).

Igualmente, otras Prioridades de Inversión y Objetivos Temáticos de FSE y FEDER puede ser de relevancia para la inclusión de la población gitana, por ejemplo Objetivo Temático 8 (Promover la sostenibilidad y la calidad en el empleo y favorecer la movilidad laboral) y el Objetivo Temático 10 (Invertir en educación, formación y formación profesional para la adquisición de capacidades y el aprendizaje permanente).

Las condiciones ex ante bajo el Objetivo Temático 9 del FSE y FEDER que requiere la existencia de un marco estratégico nacional de inclusión de los gitanos y los vínculos reforzados con las prioridades políticas identificadas en las recomendaciones específicas por país constituyen nuevos instrumentos que, si se usan de la forma adecuada, podrían contribuir a que se logre mejorar de forma tangibles las condiciones de vida de las personas gitanas que viven en Europa

N

Uno de los principales avances, es el establecimiento de la prioridad de inversión específica del Fondo Social Europeo (PI 9.2.), «la integración socioeconómica de comunidades marginadas tales como la de la población romaní» bajo el Objetivo Temático (OT) 9 “(Promover la inclusión social, luchar contra).

El uso de Fondos EIE para la inclusión de la población gitana

Los hallazgos del análisis realizado por la Red EURoma muestran una imagen positiva en lo que se refiere a la consideración de la inclusión de la población gitana en los Programas Operativos adoptados para el periodo de programación 2014-2020.

La población gitana está considerada en un amplio número de Programas Operativos, más allá de los financiados por el Fondos Social Europeo y concretamente en el marco de la Prioridad de Inversión específica 9.2. Además, se observa cierto progreso en cuanto a los planes de los países para usar algunas de las herramientas que existen en los nuevos Reglamentos para mejorar la inclusión de la población gitana, como por ejemplo la combinación de fondos.

 

 

Principales tendencias observadas

A pesar de que los países analizados usan una amplia gama de opciones en lo que se refiere al alcance, fondos, enfoques, objetivos temáticos, prioridades de inversión y campos de actuación, se observan una serie de tendencias generales (algunas de ellas similares a las observadas durante el periodo 2007-2013).

Por lo general, la inclusión de la población gitana está considerada, incluso en los países con un alto porcentaje de personas gitanas, en Programas Operativos generales, en lugar de Programas Operativos dirigidos (en su totalidad o parcialmente) específicamente a la población gitana.

 

La inclusión de la población gitana se aborda por lo general en programas operativos a nivel nacional. En algunos países también está incorporada en los programas a nivel regional, pero en menor medida.
  • Existe una tendencia generalizada a abordar la inclusión de la población gitana en programas operativos a nivel nacional, optando por una gestión centralizada, no sólo de las líneas de intervención nacionales sino también de las regionales y locales.
  • En algunos países la inclusión de la población gitana también está incorporada en los programas a nivel regional. Sin embargo, da la impresión de que, excepto en ciertos casos, si comparamos los programas nacionales y regionales, la inclusión de la población gitana aparece en menor medida en los programas regionales, a pesar de los esfuerzos hechos por algunos países (aumentando el número de los programas operativos regionales que abordan la inclusión de la población gitana o dando más capacidad a estos programas). Pero en términos generales se puede decir que hay poca información sobre cómo y en qué medida está considerada la inclusión de las personas gitanas en los programas operativos regionales en muchos países, lo que hace difícil hacer una valoración de la situación y de los progresos que se han hecho.
  • A pesar de los avances en lo que respecta a la inclusión de la población gitana en los programas operativos regionales, todavía persisten retos que hay que abordar, entre ellos la asunción de las prioridades relacionadas con la inclusión de las personas gitanas en las agendas regionales, la mejora de la coordinación y el flujo de información entre los niveles administrativos a nivel nacional y regional, etc. Estos aspectos, que están estrechamente vinculados con la ausencia de mecanismos de comunicación adecuados y la falta de mandato de los órganos nacionales para recopilar información del nivel regional, parecen cruciales para cambiar la tendencia actual.
La mayor parte de los países planifican el uso del FSE y del FEDER de manera complementaria.
  • Existe una mayor conciencia de la importancia de usar otros Fondos EIE, a parte del FSE, en especial los Fondos FEDER, para la inclusión de la población gitana.
  • Aunque en algunos casos se prevé el uso del FSE y del FEDER de forma independiente, un gran número de países planean su uso de manera complementaria, lo que supone un paso adelante hacia un enfoque más integrado. Se prevén tres opciones:
    -Un Programa Operativo de un solo fondo (FSE/FEDER) apoya acciones elegibles en el marco de otro fondo de acuerdo con el Artículo 98 del Reglamento de disposiciones comunes
    -Un mismo Programa Operativo incluye ambos fondos (Programa Operativo financiado por varios fondos).
    -Se complementan acciones de diferentes programas operativos (principalmente programas financiados por un solo fondo) con cargo al FSE y/o al FEDER.
  • Queda por ver cómo se implementa en la práctica esta complementariedad de fondos y cómo se abordan retos tales como los que aparecieron en el periodo de programación 2007-2013 (por ejemplo las dificultades para armonizar las convocatorias de propuestas de los diferentes fondos) o nuevos aspectos (tales como invertir de forma conjunta recursos de diferentes fondos en una única intervención).
  • Desgraciadamente, parece que se está desaprovechando en gran medida el potencial de la Iniciativa de Empleo Juvenil para fomentar el empleo de las personas gitanas, una población considerablemente más joven y con mayores tasas de desempleo que el conjunto de la población. En términos generales, los jóvenes gitanos no parecen estar considerados de forma específica en los planes y programas operativos adoptados por los Estados miembros para implementar la Iniciativa de Empleo Juvenil a nivel nacional, asumiendo que se beneficiarán de las medidas simplemente porque son jóvenes y están desempleados. Sin embargo, la experiencia demuestra que en el caso de los grupos más alejados del mercado laboral, como es el caso de una gran parte de la población gitana, si no se adoptan medidas específicas para tener en cuenta sus perfiles y necesidades específicas (por ejemplo, sus conocimientos limitados para cumplir con los procedimientos establecidos y acceder a los planes de formación y las ofertas del mercado laboral), y para conseguir llegar a ellos de forma eficaz, se desaprovecha el potencial de este tipo de iniciativas.
En general, los países combinan diferentes enfoques para abordar la inclusión de las personas gitanas, y todos (a excepción de Suecia) optan por no usar un enfoque explícito
  • Se observan diferentes maneras de abordar la inclusión de la población gitana, principalmente en lo que respecta a la referencia que se hace a las personas y comunidades gitanas en los Programas Operativos:-Mención explícita: líneas de intervención centradas específicamente en las personas/ comunidades gitanas. Este enfoque se usa en gran medida en ciertas prioridades de inversión del FSE, sobre todo la Prioridad de Inversión 9.2. (Integración socioeconómica de comunidades marginadas tales como la de la población romaní), pero también en otras prioridades de inversión y objetivos temáticos del FSE y en menor medida en la Prioridad de Inversión 9.b. del FEDER (Prestación de apoyo a la regeneración física, económica y social de las comunidades de las zonas urbanas y rurales desfavorecidas).-Mención explícita pero no exclusiva: líneas de intervención generales centradas específicamente en las personas/comunidades gitanas pero como parte de un grupo más amplio (por ejemplo, grupo desfavorecido) o un área geográfica (por ejemplo, área desfavorecida). En esta categoría cabe diferenciar entre los programas operativos que simplemente mencionan a las personas/comunidades gitanas como uno de los muchos grupos/áreas geográficas objetivo y aquellos que prestan una atención particular a este grupo/área, con un número limitado de grupos/áreas objetivo, siendo uno de ellos las personas/comunidades gitanas. Está probado que el enfoque ‘explicito pero no exclusivo’, si se pone en marcha de la forma adecuada, es una de las mejores maneras de abordar la inclusión socioeconómica de la población gitana.-Sin mención explícita a las personas/comunidades gitanas consideradas como parte de un grupo objetivo/área geográfica más general.
  • Por último, el enfoque territorial, que se puede usar en cualquiera de los tres casos anteriores. Este enfoque pretende abordar de forma específica las necesidades de áreas geográficas, a veces micro-territorios, en muchos casos los que tienen un mayor riesgo de pobreza, y como consecuencia, abordar las necesidades de los grupos en riesgo de exclusión y discriminación que viven en estas áreas, como es el caso de la población gitana.
  • En términos generales, los países combinan diferentes enfoques para abordar la inclusión de la población gitana (ya sea dentro de un mismo programa operativo o en el conjunto de sus programas operativos) y se dirigen a la población gitana de forma explícita. La única excepción a esta tendencia es Suecia, que opta por no usar un enfoque explícito (se considera a la población gitana como uno de los grupos incluido en la categoría de ‘minorías’).
  • Asimismo existen diferencias en lo que respecta al nivel jerárquico en el que se prevén las intervenciones dirigidas específicamente a las personas/comunidades gitanas, desde el máximo nivel de relevancia (eje prioritario) hasta otros inferiores tales como objetivos temáticos o acciones/tipos de intervención. De los programas operativos (PO) que incluyen intervenciones específicas, solo el PO Recursos Humanos (FSE/FEDER) de Eslovaquia prevé ejes prioritarios dedicados a la inclusión de la población gitana, uno financiado por el FSE (Eje prioritario 5 ‘Inclusión de comunidades gitanas marginadas’) y otro por el FEDER (Eje prioritario 6 ‘Infraestructuras técnicas en municipios con presencia de comunidades gitanas marginadas’).
  • El resto de los países prevén las intervenciones dedicadas específicamente a la inclusión de la población gitana a nivel de objetivos específicos o acciones/tipos de intervenciones. La tendencia más generalizada es usar objetivos específicos, ya sea varios (cinco en el PO Capital Humano (FSE) de Rumanía) o sólo uno (PO Flandes (FSE) de Bélgica; PO Desarrollo de Recursos Humanos (FSE), PO Ciencia y Educación para un Crecimiento Inteligente (FSE/FEDER) y PO Regiones en Crecimiento (FEDER) de Bulgaria; PO de Inclusión Social y de la Economía Social (FSE) de España; PO Inclusión Social (FSE), PO Ciudades Metropolitanas (FSE/FEDER) y PO Legalidad (FSE/FEDER) de Italia; PO Investigación, Desarrollo y Educación (FSE/FEDER) de la República Checa). El resto incluyen la inclusión de la población gitana en el marco de acciones/tipos de intervención (PO Empleo (FSE) de Austria; PO Recursos Humanos Eficientes (FSE) de Croacia; PO Desarrollo de Recursos Humanos, Educación y Aprendizaje Permanente (FSE) de Grecia; PO Desarrollo de Recursos Humanos (FSE/FEDER), PO Desarrollo Territorial y Asentamientos (FSE/FEDER) de Hungría; PO Conocimiento, Educación, Desarrollo (FSE) de Polonia; PO Inclusión Social y Empleo (FSE) de Portugal). Por supuesto las personas/comunidades gitanas también pueden beneficiarse de otros ejes prioritarios, objetivos específicos y acciones/tipos de intervención que no estén dirigidos específicamente a ellas (tanto si las menciona como si no).
  • La experiencia demuestra que no hay un enfoque único o mejor, lo importante es que lo planificado se traduzca en acciones de las que realmente puedan beneficiarse las personas/comunidades gitanas. Se debería prestar una especial atención a aquellas acciones de relevancia para las personas gitanas que no están dirigidas de forma explícita a ellas con el objetivo de evitar que no tengan en cuenta a esta población. También han de establecerse las garantías necesarias en el caso de los enfoques ‘explícitos pero no exclusivos’, especialmente cuando hay un gran número de grupos destinatarios, lo que aumenta el riesgo de que la población gitana quede diluida entre los otros muchos grupos. Para ello, es crucial contar con procesos de seguimiento consolidados y continuos.
  • No debemos olvidar que hay muchas posibilidades para abordar la inclusión de las personas/comunidades gitanas en la fase de implementación aunque los documentos programáticos adoptados no incluyan medidas específicas o menciones explícitas (ej. se puede mencionar a las personas gitanas como grupo objetivo en las convocatorias o en las prioridades de los proyectos…).
La tendencia más común en el FSE es abordar la inclusión de las personas gitanas en el marco del Objetivo Temático 9. Los países que recurren a la PI 9.2 (FSE) en sus Programas Operativos son los que incluyen las acciones más específicas.
  • Afortunadamente la mayoría de los países ha entendido que el hecho de que haya una prioridad de inversión específica para abordar la inclusión de la población gitana en el marco del FSE (prioridad de inversión 9.2.) no quiere decir que no se puedan llevar a cabo intervenciones en el marco de otras prioridades de inversión y objetivos temáticos del FSE o de otros fondos (por ejemplo el FEDER).
  • La tendencia más común en el FSE es abordar la inclusión de las personas gitanas en el marco del Objetivo Temático 9 (Promover la inclusión social, luchar contra la pobreza y cualquier forma de discriminación), seguido del Objetivo Temático 8 (Promover la sostenibilidad y la calidad en el empleo y favorecer la movilidad laboral) y del Objetivo Temático 10 (Invertir en educación, formación y formación profesional para la adquisición de capacidades y el aprendizaje permanente).
  • Como era de esperar, los Programas Operativos que abordan la inclusión de la población gitana en el marco de la Prioridad de Inversión 9.2. son los que incluyen las acciones más específicas, incluyendo ejes prioritarios, objetivos temáticos y/o acciones/tipos de intervención dirigidos específicamente a las personas gitanas. Pero cabe destacar que algunos Programas Operativos que consideran la inclusión de la población gitana en prioridades de inversión diferentes a la 9.2. prestan una atención especial a las personas gitanas, incluso con acciones dirigidas de forma específica a esta población.
  • En lo que respecta al FEDER, la inclusión de la población gitana se aborda principalmente en el marco del Objetivo Temático 9 (Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza y cualquier discriminación) y el Objetivo Temático 10 (Invertir en educación, formación y formación profesional para la adquisición de capacidades y el aprendizaje permanente, mediante el desarrollo de las infraestructuras de educación y formación).
  • Los enfoques más explícitos y más dirigidos a las personas/comunidades gitanas en el marco del FEDER se encuentran en el marco de la Prioridad de Inversión b. (Prestación de apoyo a la regeneración física, económica y social de las comunidades de las zonas urbanas y rurales desfavorecidas). Sin embargo, en el FEDER lo más común es usar enfoques ‘explícitos pero no exclusivos’ o incluso enfoques en los que no se menciona de forma explícita a las personas gitanas (considerándolas como parte de grupos más amplios), una tendencia que está relacionada de algún modo con el uso de enfoques territoriales.
  • La consideración de la inclusión de la población gitana en un amplio número de objetivos temáticos y prioridades de inversión del FSE y del FEDER, más allá de la Prioridad de Inversión 9.2., supone un progreso substancial en lo que respecta a las políticas dirigidas a la inclusión de la población gitana y abre un gran número de oportunidades con las que, si se usan de la manera adecuada, se puede conseguir un gran impacto.
  • El uso de otros objetivos temáticos con potencial para avanzar en la inclusión de la población gitana (por el ejemplo el 2, el 5 y el 6) podría considerarse meramente anecdótico.
A pesar de que lo POs incorporan acciones relacionadas con las cuatro áreas de intervención, las intervenciones principalmente se centran en empleo y educación.
  • Es positivo observar que en los Programas Operativos adoptados los países incorporan acciones relacionadas con las cuatro áreas de intervención claves identificadas en el Marco europeo para las Estrategias Nacionales de Inclusión de la Población Gitana (empleo, educación, salud y vivienda), junto con, en algunos casos, intervenciones en otras áreas tales como la lucha contra la discriminación o la inclusión social/inclusión social a nivel comunitario (es decir, centros comunitarios, trabajo social sobre el terreno, mediación intercultural, acceso a servicios sociales…).
  • A pesar de que se ha ampliado el alcance de las áreas de intervención, al igual que en el periodo de programación 2007- 2013, el empleo y la educación siguen siendo prioritarias mientras que la salud y la vivienda están consideradas en menor medida, si bien es verdad que el área de vivienda está adquiriendo una mayor importancia con líneas de apoyo específicas. Sin embargo, las actuaciones relacionadas con la salud se incluyen principalmente en líneas de apoyo de carácter general y se consideran desde un enfoque global (iniciativas que cubren diferentes áreas).
  • Uno de los principales retos percibidos en el anterior periodo de programación fue el diseño y la puesta en marcha de enfoques integrados y multidimensionales (tanto en términos de intervenciones como de fondos). En el periodo 2014-2020, a pesar de que se reconoce que el uso de este tipo de enfoques es crucial para abordar las situaciones complejas a las que se enfrenta la población gitana, todavía no están considerados de forma generalizada y cuando se hace, a menudo no queda claro cómo se implementarán en la práctica.
  • Aunque estos enfoques son particularmente relevantes en áreas donde las situaciones de marginación o segregación geográfica están relativamente extendidas o donde la población gitana está sobrerrepresentada, es importante ir más allá y aplicarlos a todo tipo de intervenciones dirigidas a las personas gitanas, enfatizando los vínculos entre las diferentes áreas.
  • Parece que también son necesarios más esfuerzos en lo que respecta al uso de enfoques integrados y multidimensionales en intervenciones micro-territoriales. Las acciones integradas en estos casos deberían combinar inversiones en educación, generación de empleo y acceso a servicios sanitarios con el desarrollo de infraestructuras básicas, incluyendo la reconstrucción y renovación de viviendas. Otras áreas clave a tener en cuenta en lo que respecta a las intervenciones en materia de vivienda son las relacionadas con las infraestructuras (incluyendo las de saneamiento) y con las mejoras del entorno en las comunidades gitanas así como acciones integradas para mejorar las condiciones físicas y de vivienda en los barrios con una alta concentración de personas gitanas y las medidas de desegregación y planificación urbanística
Implicación de las partes interesadas relevantes en el período de programación 2014-2020 en línea con el Código de Conducta Europeo sobre Asociación.
  • En línea con el reconocimiento general de la importancia de implicar a los actores clave para la inclusión de la población gitana (personas gitanas, ONG gitanas y organizaciones que trabajan por la inclusión de la población gitana) en el ciclo de los Fondos EIE, se observan ciertos progresos en lo que respecta a los mecanismos, los procesos y los métodos para la participación.
  • Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer. Lo primero, en muchos casos sigue sin estar claro hasta qué punto están implicados estos actores en la práctica y si sus propuestas quedan reflejadas en los documentos adoptados y las decisiones tomadas. Esto se debe a que no se cuenta con sistemas de seguimiento y evaluación de la implicación de los actores.
  • En segundo lugar, se perciben grandes diferencias entre los países en cuanto al grado y la calidad de esta implicación y la forma que adopta. Además, en muchos casos los mecanismos y los procesos son débiles (por ejemplo informales), sólo ocurren en momentos y fases puntuales y no están vinculados a procesos de capacitación de los actores relevantes y los beneficiarios.
  • El reto para el periodo de programación 2014-2020 es conseguir que haya una implicación de calidad del conjunto de los actores pertinentes en todas las fases del periodo de programación, incluyendo la planificación, la implementación, el seguimiento y la evaluación, de acuerdo con lo establecido en el Código de Conducta Europeo sobre las asociaciones en el marco de los Fondos EIE. Para ello es importante contar con mecanismos estructurados para implicar a los actores y establecer procesos y métodos que permitan una participación activa y de calidad (pasando de sesiones informativas a una participación y consulta real), desarrollar mecanismos que permitan el seguimiento y la evaluación sistemática de la implicación de los actores, y capacitar a estos actores para que se pueda pasar de una mera participación a una implicación real.

Este informe ofrece una visión general de cómo se considera la inclusión de la población gitana en el período de programación 2014-2020.

LEER MÁS
N

La tendencia más común dentro del FSE es abordar la inclusión de las personas gitanas dentro del Objetivo temático 9 (Promover la inclusión social, combatir la pobreza y cualquier discriminación) seguido del Objetivo temático 8 (Promover el empleo sostenible y de calidad y apoyar la movilidad laboral) y el Objetivo temático 10 (Invertir en la educación, el desarrollo de las capacidades y el aprendizaje permanente).

N

Los POs que abordan la inclusión de las personas gitanas en el marco de la PI 9.2. son los que incluyen las acciones más específicas, incluyendo ejes prioritarios, objetivos y / o acciones temáticos. Una serie de POs que abordan la inclusión de la población gitana en otras PI distintas de 9.2, también prestan especial atención a las personas gitanas, incluso con acciones específicas dirigidas a esta población.

N

Los fondos EIE destinados a la inclusión de la población gitana se centran sobre todo en el empleo y la educación, mientras que la asistencia sanitaria y la vivienda quedan en un segundo plano. Las intervenciones de vivienda están adquiriendo mayor importancia, con líneas de apoyo específicas.

Recomendaciones para el futuro

 

Queda por ver de qué manera el contexto favorable creado por los Reglamentos de ESIF y el Marco de la Unión Europea (UE) para las Estrategias Nacionales de Inclusión de la Población Gitana se traducen en la práctica hasta 2020.

Igualmente, es importante asegurarse que los futuros marcos de estos dos instrumentos financieros y políticos, que se están negociando en este momento, prevén medidas que aprovechen en su totalidad el potencial de estos instrumentos.

En particular los siguientes elementos deben ser tenidos en cuentas durante la fase de implementación de los actuales marcos y para los posteriores a 2020:

La ejecución eficaz de las acciones planificadas en los documentos de programación, garantizando que realmente se llega a la población gitana.

Se debería prestar una especial atención a aquellas acciones de relevancia para las personas gitanas que no están dirigidas de forma explícita a ellas con el objetivo de evitar que no tengan en cuenta a esta población. También han de establecerse las garantías necesarias en el caso de los enfoques ‘explícitos pero no exclusivos’, especialmente cuando hay un gran número de grupos destinatarios, lo que aumenta el riesgo de que la población gitana quede diluida entre los otros grupos. Para ello, es fundamental contar con procesos de seguimiento consolidados y continuos.

En particular en lo que respecta a los Fondos EIE:

  • El uso de oportunidades para promover la inclusión de la población gitana más allá de lo previsto en los documentos de programación. Todavía hay mucho margen para promover la inclusión de los gitanos en la fase de ejecución incluso si los documentos de programación adoptados no incluyen medidas específicas o no mencionan explícitamente a los gitanos (por ejemplo, mencionar a las personas gitanas como posibles objetivos de las convocatorias de propuestas o prioridades de los proyectos; establecer indicadores relacionados con las personas gitanas como beneficiarios finales …). Esto también podría aplicarse a la consideración de la dimensión de género en los programas. Tanto el FSE como el FEDER, y otras fuentes e instrumentos de financiación, como el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y los programas de Cooperación Territorial Europea, ofrecen muchas oportunidades.
  • La maximización de los instrumentos disponibles dentro del nuevo Reglamento para un uso más eficiente de los Fondos EIE. Entre ellos, el uso combinado de diferentes fondos, ya sea dentro del mismo PO o entre POs con diferentes fondos, o los enfoques integrados y multidimensionales, tanto en términos de campos de intervenciones como de fondos. Si bien estos enfoques son de especial relevancia en áreas con segregación geográfica y marginación relativamente generalizada, o donde los gitanos están sobrerrepresentados, es importante ir más allá y aplicarlos en todo tipo de intervenciones dirigidas a las personas gitanas, enfatizando los vínculos entre los diferentes campos y fondos.
    En general, parece importante ampliar los campos de intervención más allá de los cuatro campos clave identificados por el Marco de la UE para Estrategias Nacionales de Inclusión de la Población Gitana (empleo, educación, salud y vivienda), e incluir también otras áreas relevantes, particularmente la no discriminación. En este sentido, se consideran necesarios esfuerzos adicionales en aquellas áreas que hasta ahora recibieron menos atención, como la atención médica.

 

La asunción de la implementación de las políticas de la UE, los marcos / instrumentos legales y financieros, por parte de todos los actores relevantes y, en particular, de los diferentes niveles (especialmente a nivel regional y local ...).

Esta asunción de responsabilidades también debería darse a nivel horizontal. La implementación del Marco de la UE y de las Estrategias Nacionales no sólo debe ser asumida por aquellos actores a cargo de las políticas, instrumentos legales o de financiación dirigidos específicamente a la población gitana, sino por todos los actores a cargo de los instrumentos que podrían ser relevantes para la inclusión de los gitanos. Ya que sólo así se conseguiría una mayor alineación con las políticas generales (en áreas tales como vivienda, educación, empleo …).

El alineamiento, la complementariedad y la coordinación entre el nivel nacional, regional y local, incluyendo entre los Programas Operativos que actúan en los diferentes niveles y los instrumentos financieros y políticos

(a saber, los Programas Operativos y las políticas relevantes sobre inclusión de la población gitana a nivel nacional y regional tales como las Estrategias Nacionales, entre otras). Aún son necesarios esfuerzos adicionales para conectar los instrumentos financieros regionales (programas operativos regionales) con el marco y los objetivos de las Estrategias Nacionales para la Inclusión de la población gitana y, en su caso, las políticas y estrategias desarrolladas para su traducción al nivel regional (por ejemplo, estrategias regionales y locales).

El fomento de una participación, implicación y desempeño de calidad de los actores relevantes para la inclusión de la población gitana

(incluyendo ONG gitanas y organizaciones que trabajan para promover la inclusión de la población gitana, así como las propias comunidades gitanas) a lo largo de todo el ciclo de los Fondos EIE (desde la planificación a la implementación, el seguimiento y la evaluación). A este fin, es importante:

  • Avanzar hacia mecanismos estructurados para implicar a las partes interesadas y establecer procesos y métodos que permitan el desarrollo de asociaciones activas y de calidad (que vayan más allá de meras sesiones informativas y estén encaminadas hacia una consulta y asociación real), desarrollar mecanismos para el seguimiento y la evaluación de forma sistemática de la implicación de las partes interesadas y fomentar la capacidad de implicación de las mismas.
  • Promover un desempeño de calidad de los Organismos Intermedios y los beneficiarios finales en relación con aspectos esenciales para conseguir una ejecución eficaz de los programas de inclusión de la población gitana (criterios de selección basados en la experiencia contrastada y en competencias profesionales, asegurar la existencia de recursos adecuados para implementar los programas de manera eficaz…).
  • La capacitación de todas las partes, incluyendo las Autoridades de Gestión, los Organismos Intermedios y los beneficiarios finales y otros actores pertinentes, es clave para que puedan desempeñar mejor su labor y garantizar un uso eficaz de los fondos.

Un instrumento útil para poner en práctica estos elementos podría ser el Código de Conducta Europeo sobre las Asociaciones en el marco de los Fondos EIE, elaborado por la Comisión Europea con el objetivo de mejorar los procedimientos de consulta, participación y diálogo con los socios durante la planificación, ejecución, seguimiento y evaluación de proyectos financiados por los Fondos EIE.

El papel clave de la Comisión Europea como impulsora del progreso en todas estas áreas

a través del fortalecimiento de sus funciones como garante del cumplimiento, proporcionando orientación y apoyo, fomentando la armonización entre las políticas a nivel europeo …

El papel central de los Puntos Nacionales de Contacto en las fases de implementación, seguimiento y evaluación de los Fondos EIE

y en la promoción de todos aquellos aspectos que puedan contribuir a la implementación de las Estrategias Nacionales de Inclusión de la Población Gitana en los diferentes países. A tal fin, deberían ser dotados de los medios financieros y humanos apropiados, así como de las competencias necesarias para poder llevar a cabo las tareas que les han sido asignadas a nivel político y de coordinación. Igualmente debería mejorarse la coordinación y el convergencia entre los Puntos Nacionales de Contacto y las Autoridades de Gestión.

El potencial de la cooperación transnacional como medio para lograr un mayor impacto de las medidas de inclusión de los gitanos.

Reforzar la colaboración y fomentar el aprendizaje mutuo de las actores clave, como los Puntos de Contacto Nacionales, y también de las autoridades públicas responsables de las políticas generales relevantes para la inclusión de las personas gitanas y de los Fondos EIE, organismos intermedios pertinentes, organizaciones de la sociedad civil, etc.

Por lo que respecta al Marco de la UE para las estrategias nacionales posterior a 2020 y los Reglamentos de los Fondos EIE, es esencial que:

Se garantice que estén en línea y se conciban de forma que se complementen y refuercen mutuamente.

Además, deben garantizarse las sinergias necesarias entre los recursos procedentes de los Fondos EIE y las fuentes de cofinanciación a nivel nacional, regional y local. La conexión de la política y los recursos financieros (especialmente los Fondos EIE, que permiten inversiones sustanciales, a largo plazo y sostenibles) contribuirían a cumplir los objetivos de la Estrategias Nacionales para la inclusión de la población gitana y lograr un impacto tangible.

Promover un marco favorable para la alineación y la coordinación

entre diferentes instrumentos (en términos de políticas, legales y de financiación), diferentes niveles de intervención (UE, nacional, regional y local), entre los marcos orientados a los a personas gitanas y los generales … Garantizar que los actores a cargo del marco posterior a 2020 tengan las competencias y los recursos (en particular los Puntos Nacionales de Contacto), la coordinación con las políticas generales de relevancia para la inclusión de los gitanos y con los instrumentos financieros y el establecimiento de mecanismos y estructuras adecuados son requisitos necesarios para se de una alineación y coordinación.

Mantener la importancia de las cuatro áreas identificadas como clave para la inclusión de la población gitana en el marco de la UE (empleo, educación, salud y vivienda).

Y también fortalecer y / o introducir otros como igualdad de género, lucha contra la discriminación y antigitanismo

Se debe prestar especial atención a la situación de las mujeres gitanas. El uso y la implementación efectiva de enfoques multidimensionales e integrados, que combinen acciones en diferentes niveles (políticas, legales, de financiación) y aborden diferentes áreas, deben concebirse como un elemento crucial para garantizar el progreso.

N

La coincidencia de los marcos temporales de los futuros Reglamentos para los fondos de EIE y el Marco de la UE para las estrategias nacionales de inclusión de los gitanos posteriores a 2020 ofrece una excelente oportunidad para armonizar y crear sinergias entre estos dos instrumentos desde el principio con el fin de poder lograr un mayor impacto en la vida de las personas gitanas.

N

El objetivo principal debería ser dar el paso definitivo para promover un cambio real en las vidas de muchas personas gitanas europeas que todavía hoy sufren pobreza, exclusión, desigualdades y discriminación y no pueden ejercer plenamente, en pie de igualdad con otros ciudadanos, su ciudadanía.

N

La cooperación transnacional y las iniciativas como la Red EURoma pueden contribuir en gran medida a este objetivo a través del aprendizaje mutuo, la generación de conocimiento, el desarrollo de capacidades de los actores relevantes y el apoyo en el abordaje de aspectos cruciales para un uso efectivo de los Fondos ESI para la inclusión de los gitanos.

Secretaria Técnica de EURoma: 
Fundación Secretariado Gitano (FSG)
C/ Ahijones s/n, 28010, Madrid (España)
Tel.: +34 91 422 09 68
Email: info@euromanet.eu

Suscríbete a nuestro boletín

COFINANCIADO POR: